Sunday, April 14, 2013

La crisis de las Malvinas Frente a la amenaza inminente de una guerra por las riquezas potenciales de las Islas Malvinas, el Partido Socialista de Gran Bretaña ( y el MSM ) afirma lo siguiente: 1 Que a pesar de la ola de histeria patriotera en la prensa, y su aprobación por parte del Partido Laboral, y los políticos conservadores por igual, ningunos de los intereses de la clase obrera en Inglaterra, Argentina, o los propios habitantes de Malvinas, no se pueden resolver por medio de una guerra. 2 Que ni a la junta militar en Buenos Aires, ni los representantes electos del capitalismo británico, y de todos los intereses comerciales de Coalite-Charringtons, pueden justificar el derramamiento de una sola gota de sangre de la clase obrera de ambos países. 3 La falsa indignación recién descubierta. y el carácter antidemocrático y opresivo del régimen Argentino, , son cuestiones provenientes de un gobierno que estaba armando a ese régimen hasta la víspera de las hostilidades 4 Que el papel crucial del capitalismo argentino es producir ganancias rentable, y el declive de la producción agrícola que atraviesa el Imperio Ruso. explica en gran medida el apoyo dado a la junta por el "Partido Comunista" y la crítica de lo silenciado por los mismos círculos que tan ruidosamente denuncian el mismo tipo de dictadura que existe en Chile, y la represión en contra del sindicalismo y de la libertad de expresión. Por ello, reiteramos no tener nada en contra de la clase obrera de cualquier país, extendemos a nuestros compañeros trabajadores de todas la tierra nuestra socialidaridad y fraternidad socialista y nos comprometemos a trabajar por el derrocamiento del capitalismo en todas sus formas, y el establecimiento de socialismo en todo el mundo, como la única manera de poner fin a la guerra. EL COMITÉ EJECUTIVO 13 de abril 1982 Movimiento Socialista Mundial Partido Socialista de Gran Bretaña