Friday, July 23, 2010

Paz en Palestina es mucho mejor que promover guerras

La paz es mucho mejor que la guerra, porque las guerras nunca se efectúan para defender los intereses de la mayoría de los seres humanos, y siempre son los desposeídos los que sufren la consecuencia. Así, que irespectivamente de las cuestiones envueltas y de los términos acordados, los socialistas reciben con beneplácito el fin de las guerras en todas partes en el mundo entero, Detener los asesinatos de seres humanos  siempre ha sido nuestro permanente principio.
 
En esa sub-división artificial del viejo Imperio Otomano conocido como Palestina, los que han sufrido el irracional intento de fundar un Estado Judío, han sido los habitantes originales de esa región, tanto Musulmanes, Cristianos, Judíos, o cualquier persona con antecedentes religiosos, y aquellos que fueron engañados por los Sionista para emigrar hacia esa región.
 
Los Socialistas y los Sionistas siempre han estado en oposición desde sus inicios, inevitablemente, ambos representan dos puntos de vista incompatible para la solución de los intereses de los obreros de procedencia judía, y para solucionar el problema del Anti-semitismo.
 
La actitud de los Socialistas fue expresada hacen muchos años atrás  por Carlos Marx, el mismo era de procedencia Judía, pero fue criado como Cristiano. En unos de sus primeros artículos después que se convirtió en Socialista, Marx argumento que el pueblo Judío debería buscar su emancipación, no como judíos, sino como seres humanos. Para hacer esto tendrían que abandonar su religión, así como los cristianos deberían abandonar las de ellos, y convertirse en miembro de una comunidad humana secular en el cual el sistema monetario y el estado fuera abolido, en este caso. Sería el Socialismo, Mientras tanto bajo el capitalismo, los judíos deberían gozar de los mismos derechos políticos, en un estado democrático secular, así como los cristianos, y otros seres humanos procedentes de las diferentes fe religiosas deberían gozar de los mismos derechos
 
El movimiento Sionista propuso el punto de vista opuesto, en el cual enfatizaban que los judíos deberían formar una nación separada, y que ellos tenían el derecho de formar su propio Estado en Palestina. Las personas de procedencia judío no deberían buscar su emancipación como seres humanos, sino como judíos. Ninguno debería buscar la integración  dentro de ninguno estado político en el cual se encontraran, sino, por medio de la separación  en un estado de ellos mismos.
 
Las líneas de batallas  fueron demarcadas a través de Europa y de América, Socialistas y Sionistas lucharon por recibir el apoyo de los obreros de procedencia Judía. Los Socialistas argumentaron en contra de la idea de que los Judíos fueran una nación, o una raza, y que la mayoría de los Judíos eran obreros, y  que ellos se deberían unir a los demás trabajadores del mundo para lograr una sociedad socialista, lo cual significaría la emancipación de toda la humanidad, sin distinción de razas, o de sexos. Aunque muchos Sionistas no eran religiosos, todos justificaban que Palestina era el lugar donde debería fundar el Estado Judío, basados en creencias irracionales, y de mitos religiosos establecidos en algunos libros sagrados los cuales decían que el Dios de los Judíos les había otorgado a Palestina a los judíos para ser su hogar de permanencia.
 
Muchos judíos fueron convencidos por el argumento de los Socialistas, y rechazaron el punto de vista Sionista,  jugaron un papel importante,  y llegaron a formar de una manera considerable en el movimiento Socialista. La mayoría de los Judíos rechazaron prácticamente a los Sionistas, y todavía lo hacen, al integrarse a los países donde ellos viven. La terrible experiencia de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, convenció a muchos (pero no a todos) Judíos Europeos para aceptar el argumento de los Sionistas, y aceptaron la idea de la formación de  un Estado Sionista.
 
En el año 948 el sueño de los Sionistas se realizó. Palestina fue dividida y el estado de Israel fue establecido. Los extremistas Sionistas practicaron lo que hoy en día  se conoce como limpieza étnica, y cientos de miles de habitantes que no eran de procedencia Judía, que se encontra en la parte de Israel en Palestina fueron sacados de sus hogares. Los que se quedaron sufrieron  la misma suerte que experimentaron los judíos en los estados de otros lugares en el mundo
 
El establecimiento del Estado de Israel no termino el anti-semitismo. De hecho, esto causo que el anti-semitismo se desperdigara más que antes, se desperdigo dentro de las naciones Árabes. Por siglos los Judíos habían vivido en paz y seguridad e integrados en los países Árabes, y en otras partes del mundo. Ahora, como resultado del establecimiento del Estado Judío en Palestina, ellos vinieron a recibir la misma persecución que recibieron los Judíos Europeos. Los resultados fueron que cientos de años de integración fueron destruidos en décadas. Actualmente, no existen Judíos viviendo en países Árabes, la mayoría de los Judíos Árabes viviendo  ahora en Israel forman un grupo sub-privilegiado.
 
 
 Nuestra oposición al Sionismo no significa que apoyamos a la Organización por la Liberación de Palestino (OPL) o cualquier otra organización nacionalista de Palestina. Diferente a otros grupos incluyendo los de la izquierda no condenamos solamente el nacionalismo Judío, sino que condenamos todo tipo de nacionalismo por igual. La nación Palestina es un mito, como también lo es la nación de Israel y todas las demás naciones. Nacionalismo es la ideología que busca la división capitalista del mundo en Estado-Nación separadas, cada uno competiendo para tener un lugar bajo el sol, y maquinaria a su disposición para aniquilar otros seres humanos. Absolutamente rechazamos este punto de vista por medio del cual la humanidad debería estar organizada.
 
Como Socialistas reafirmamos que todos los seres humanos deberían buscar su emancipación, no como miembros de naciones, de estados, de religiones, y de grupos étnicos, sino como seres humanos, como  miembros de toda  la humanidad. Deberíamos unirnos para abolir  la división del mundo en los llamados Naciones-Estados, y establecer una sociedad mundial de cooperación mutua, en el cual todos seamos libres, y miembros iguales  de la ciudadanía mundial, sin estar sujetos a ninguna Nación-Estado
 

No comments: