Saturday, September 20, 2008

SENTANDO LOS FUNDAMENTOS

Trabajadores en contra de Lenin. La protesta de los obreros, y la Dictadura de los Bolcheviques, 1920-22. Aves de Jonathan. IB Taurus.


Un tal llamado Estado Obrero que oprime a los trabajadores no fue una cuestión que ocurrió solamente durante el periodo de Stalin. También aconteció durante el liderazgo de Vladimir Lenin y León Trotsky, de hecho, ellos fueron los que sentaron las bases para que la dictadura Estalinista se reforzara más tarde.


En el 1920 la Guerra Civil había terminado, y las potencias occidentales habían levantado el embargo que habían impuesto en contra de Rusia. Los trabajadores habían sufrido terriblemente la escasez de alimentos y de combustibles, y habían vivido la férrea disciplina impuesta en los centros de trabajo, y esperaban que después de este periodo sus condiciones iban a mejorar. El gobierno bolchevique, sin embargo, no creo medidas inmediatas para satisfacer las aspiraciones de los trabajadores en ese sentido. El resultado motivo una enorme ola de descontento entre los trabajadores que duraron hasta el 1922, y es basado en estos acontecimientos que Jonathan Aves analiza en detalle su libro, tomando como base los informes de la prensa y materiales de archivo.


Al llegar el periodo de paz se dio un debate en el Partido bolchevique en cómo bregar con los obreros. Trotsky, rebosante de sus éxitos como comandante en jefe y comisario del Ejército Rojo, fue el que más se destaco en irse a favor de la militarización de los obrero, lo cual significaba que el que se ausentaba de los centros de trabajo sería considerado como acto de deserción, y las huelgas serian consideradas como motines, y los transgresores serian castigados de acuerdo con los términos de el código de disciplina militar. Lenin que era más flexible; quería mantener la dictadura bolchevique a toda costa, y estaba dispuesto a hacer algunas concesiones a los trabajadores para lograr su objetivo. Otro grupo, conocido como los "trabajadores" de oposición ", compuesto en gran parte de los sindicalistas bolcheviques, fueron más favorables a las demandas de los trabajadores.


Los trabajadores rusos en ese momento tenían muchas quejas. Ellos se opusieron a que no se les dieran tiempo libre para buscar alimentos y madera en el campo. Ellos se opusieron a tener que trabajar horas extraordinarias no remuneradas obligatorias en fiestas tradicionales, incluso en el día primero de mayo. Ellos se opusieron a que los sindicatos fueran tomados por los Bolcheviques, y fueran convertidas en órganos de gestión o de control administrado por el partido, se opusieron a la disciplina en los centros de trabajo, y obligarlos a acelerar la producción. En una serie de lugares se declararon en huelga y eligieron a sus representantes, lo cuales no eran Bolcheviques, pero eran anti-zarista, como los Mencheviques y los anarquistas.


Lenin no estaba satisfecho. Las huelgas fueron reprimidas. Muchos de los huelguistas fueron enviados a campos de trabajo forzados. Algunos fueron fusilados. Algunas concesiones no fueron finalmente hechas hasta el 1921 cuando Lenin anunció en el decimo Congreso del partido Bolchevique un nuevo plan económico, que entre otras cosas, permitía a los campesinos operar de nuevos sus mercados locales, lugares donde tradicionalmente los trabajadores compraban sus alimentos con anterioridad.


Pero había un precio - la represión de los pocos vestigios del sindicalismo independiente que habían logrado sobrevivir a los primeros años de la dictadura bolchevique. Los sindicatos fueron incorporados bajo el control del estado, de hecho, dejaron de ser sindicatos, se convirtieron en órganos estatales, similares a los Frente Laborales de Hitler que fueron más tarde establecidos en Alemania. Todas estas cuestiones que se han señalado, ocurrieron durante el tiempo de Lenin y Trotsky, y no fueron el producto posterior del "estalinismo". Los dirigentes Menchevique se vieron obligados a exiliarse. Los "trabajadores" de oposición "- y todos los demás" grupos "- dentro del partido bolchevique fueron prohibidos, por lo que se estableció el principio de" la unidad monolítica " y la próxima víctima iba a ser uno de sus principales arquitectos. León. Trotsky.


Desde el punto de vista socialista los bolcheviques habían llegado a situarse ellos mismos en una posición imposible. Habiendo tomado el poder como una minoría, en un país donde el socialismo no era posible ser establecido por muchas razones (el atraso económico, el aislamiento del resto del mundo, la falta de una voluntad mayoritaria por el socialismo), no tenían otra alternativa que hacer la única cuestión posible: continuar desarrollando el capitalismo.


Los bolcheviques se encontraron ellos mismos en la posición de tener que presidir y de organizar - la acumulación original de capitales. Pero, como acumulación capitalista es el producto de la plusvalía, o el excedente obtenido mediante la explotación del trabajo asalariado -, esto coloco a los Bolcheviques en conflictos con los mismos trabajadores, los cuales por igual e inevitablemente, trataron de evitar ser explotados. Los bolcheviques se opusieron y reprimieron las luchas de los trabajadores justificando sus acciones basándose en la excusa de que ellos (los bolcheviques) representaban a largo plazo los intereses de los trabajadores. Pero ¿en realidad, era cierto?


Ciertamente, alegaban que actuaban para promover la causa del socialismo, pero cuando Marx formulo su concepción materialista de la historia, había señalado que no se debe juzgar un movimiento histórico por lo que dice – sino por lo que hace, y por lo que objetivamente hizo. Y objetivamente los bolcheviques lo que hicieron fue desarrollar el capitalismo en Rusia de la misma manera que el propio Lenin en sus momentos más honesto había llamado capitalismo de Estado.

LA GUERRA FRIA SE RE-CALIENTA

LA GUERRA FRIA SE RE-CALIENTA

De acuerdo a Clausewitz, general, y estratega militar del siglo 19 , frecuentemente citado dijo lo siguiente : " la guerra es la continuación de la política por otros medios." El reciente, breve y brutal conflicto en el Cáucaso es otro ejemplo de la naturaleza cotidiana del capitalismo, el cual continúa su poliitca por otros medios.

El conflicto en Osetia del Sur y Abjasia, que parece que ha cobrado miles de vidas humanas , ha sido una rara erupción, sacando hacia la superficie las presiones politicas y economicas que existen por debajo .

Estos acontecimientos recientes han sido una manera de despertar a los que aún engañados pensaban que el fin de la guerra fría (que nunca fue un campo de batalla ideológica de ninguna manera ) significaría el fin del enfrenamiento entre las superpotencias, con la posibilidad de que en última instancia se evitaria la Tercera Guerra Mundial

La Guerra Fría acaba de re- calentarse otra vez : pero esta vez, las líneas de demarcacion de la guerra están claramente señaladas, que no es por motivos de algunas supuestas diferencias ideológicas. No existen ningunas grandes cuestiones ideológicas o morales en juego en este momento . Los protagonistas (EE.UU. y Rusia) y sus aliados son simplemente economías capitalistas rivales , ansiosos por asegurar ventajas estratégicas, el acceso a los recursos y la influencia regional.

En particular, al tratar de diversificar sus fuentes de petróleo fuera de las regiones problemáticas como el Medio Oriental, los EE.UU. se basa en un nuevo gasoducto a través de Georgia que dispone de fuentes relativamente seguras en el Asia central, evitando interferir al mismo tiempo en territorio ruso.

Sin embargo, existen otras consideraciones, El fracaso de la economía de capitalismo de estado como la que existio en la Unión Soviética hasta su desaparición casi 20 años atras, no fue el fin de la guerra fría, solamente fue un cambio frontal. A medida que se desploman tanto las bases económica y política del Pacto de Varsovia , el pacto militar regional de la OTAN (Tratado del Atlántico Norte Organización) se ha extendido mucho más allá del alcance original "del Atlántico norte" , expandiendose hacia los estados de la antigua Unión Soviética estratégicamente atractivo, por medio de esta campana de reclutamiento, se amplía su ámbito de influencia.

Los conflictos militares son una consecuencia inevitable de los conflictos cotidianos de una sociedad basada en la propiedad privada. En el capitalismo todos los medios de producción - más explícitamente la producción del petróleo y su distribución - tienen que ser poseidos y controlados por alguien. Las guerrasa modernas - con todos los desperdicios, la devastación, y las atrocidades que conllevan en su paso - tienen sus raices en el capitalismo. Por el contrario, en una sociedad socialista sin sistema monetario, sin trabajo asalariado, sin clases y sin estado, nadie poseera medios de produccion, ni sera excluida ninguna persona . No habrán leyes, fuerzas coercivas para administrar , ni polizontes para monopolizar los recursos .

El Movimiento Socialista Mundial es un movimiento político unico, de una manera clara y coherente siempre ha expresado su oposición a las guerras durante los últimos cien años. Esto no ha sido hecho de una manera selectiva, nos oponemos, y nos hemos opuestos a todas las guerras, y lo hemos hecho desde la Primera Guerra Mundial hasta durante la ultima Guerra del Golfo Nuestra oposición esta sencillamente basado en que las guerras son solo cuestiones de interés para los empresarios, terratenientes y jefes , brevemente, la clase capitalista - mientras tanto los trabajadores, con uniformes, o ropas civiles, son la carne de cañón. La inmensa mayoría, de los miembros de la clase obrera mundial - ya sean de Georgia (Cáucaso) o Georgia (EE.UU.), no tienen ningun tipo de intereses en juego que valgan la pena derramar una sola gota de sangre.




»